miércoles, 11 de noviembre de 2015

Tutores Vs Whatsapp



     



¿Conoces alguna clase donde los padres no tengan un grupo de Whatsapp?

Yo no, pues vamos a organizar esto.




A estas alturas de la película, el que quiera negar esta evidencia es un ingenuo. Y ya sabemos todos que en esto de la Educación, ser ingenuo se paga, y muy caro. Así que, os propongo quitarnos las vendas de los ojos y analizar con calma la situación.

Cierto es, y empiezo con las cosas positivas, que tener organizados a los padres en un grupo de Whatsapp tiene sus ventajas: conoces a las familias de tus hijos, tienes información fresca y de primera mano, se pueden compartir fotos de los niños, se organizan muy bien las actividades fuera del colegio (cumpleaños, quedadas, etc) y estás al día de los últimos eventos (cotilleos).

Pero también está demostrado que el exceso de información tiende a distorsionar la realidad. Y aquí es donde se pierden las bondades de un hecho que en sí, me parece positivo. Comienzan las murmuraciones, el chismorreo y los juicios gratuitos. De verdad creo que muchos de los debates que nacen dentro de estos foros son con un fin constructivo: mejorar el colegio donde estudian los hijos. Pero siempre acaban degenerando en críticas vacías y opiniones poco fundamentadas que consiguen el efecto contrario: Mal ambiente. (Que es justo lo que todos queremos evitar).

REFLEXIÓN: Todos buscamos un fin y se consigue lo contrario. 

Esta espiral negativa repercute en todos: Padres, alumnos, profesores, tutores, directivos y centro escolar. Creo que a nadie se le escapa este dato.

Ahora bien, ¿el centro educativo (tutor de curso) puede hacer algo en todo esto? sí, dos cosas:

1º Mirar para otro lado y pensar que es un problema de las familias. (aunque acaba salpicando indirectamente).
2º Poner los pies en el suelo y afrontar la situación.

Mi solución, a título particular y como tutor de un curso en 3ºESO, ha sido meterme en el grupo de Whatsapp de las familias de mi curso. Llevo dos cursos haciéndolo y os puedo asegurar que los resultados son excepcionales. 
Solo propuse dos normas: nada de críticas negativas y nada de preguntar por los deberes.

La verdad que estoy muy contento con los resultados y extraigo las siguientes conclusiones positivas:

- Descienden las discrepancias innecesarias.
- Se reduce el nivel de confusión.
- Se respira paz en el ambiente.
- Se puede comunicar mejor y más eficiente.
- Las familias ganan en confianza con el tutor.
- Se estrechan lazos entre familias.
- Los alumnos ganan en autonomía al ser ellos los únicos responsables de su trabajo.
- Padres unidos --> alumnos unidos.

Podría seguir la enumeración, pero prefiero escuchar tu punto de vista.
¿Qué opinas de este nuevo enfoque?

Saludos.

4 comentarios:

  1. No creo que un centro educativo o tutor del curso tenga por que tener constantemente contacto con las familias. Nunca se ha hecho así y justo ahora cuando toso nuestro mundo se está informatizando se sobremanera no creo que sea el mejor momento para hacerlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Entiendo tu postura, es justo la primera opción que propongo en el artículo (1º Mirar para otro lado y pensar que es un problema de las familias), prefiero la segunda: Aportar soluciones.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Muy bueno tu enfoque y mas aún tus conclusiones Raúl. Como padre es cierto que me producen algo de temor este tipo de grupos, de hecho es mi mujer y no yo la que esta en el grupo de mis hijos. Solo una duda, el estar en el grupo de los padres quizás reste sinceridad a las opiniones vertidas en el y por otro lado quizás existan otros grupos paralelos donde algunos se despachen a gusto. Aún así, creo que es una gran iniciativa y me apunto a lo de aportar soluciones siempre. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Daniel, por tu comentario y tu visión del tema.
      Juntos seguimos aportando ideas.
      Abrazos.

      Eliminar