miércoles, 11 de noviembre de 2015

Tutores Vs Whatsapp



     



¿Conoces alguna clase donde los padres no tengan un grupo de Whatsapp?

Yo no, pues vamos a organizar esto.




A estas alturas de la película, el que quiera negar esta evidencia es un ingenuo. Y ya sabemos todos que en esto de la Educación, ser ingenuo se paga, y muy caro. Así que, os propongo quitarnos las vendas de los ojos y analizar con calma la situación.

Cierto es, y empiezo con las cosas positivas, que tener organizados a los padres en un grupo de Whatsapp tiene sus ventajas: conoces a las familias de tus hijos, tienes información fresca y de primera mano, se pueden compartir fotos de los niños, se organizan muy bien las actividades fuera del colegio (cumpleaños, quedadas, etc) y estás al día de los últimos eventos (cotilleos).

Pero también está demostrado que el exceso de información tiende a distorsionar la realidad. Y aquí es donde se pierden las bondades de un hecho que en sí, me parece positivo. Comienzan las murmuraciones, el chismorreo y los juicios gratuitos. De verdad creo que muchos de los debates que nacen dentro de estos foros son con un fin constructivo: mejorar el colegio donde estudian los hijos. Pero siempre acaban degenerando en críticas vacías y opiniones poco fundamentadas que consiguen el efecto contrario: Mal ambiente. (Que es justo lo que todos queremos evitar).

REFLEXIÓN: Todos buscamos un fin y se consigue lo contrario. 

Esta espiral negativa repercute en todos: Padres, alumnos, profesores, tutores, directivos y centro escolar. Creo que a nadie se le escapa este dato.

Ahora bien, ¿el centro educativo (tutor de curso) puede hacer algo en todo esto? sí, dos cosas:

1º Mirar para otro lado y pensar que es un problema de las familias. (aunque acaba salpicando indirectamente).
2º Poner los pies en el suelo y afrontar la situación.

Mi solución, a título particular y como tutor de un curso en 3ºESO, ha sido meterme en el grupo de Whatsapp de las familias de mi curso. Llevo dos cursos haciéndolo y os puedo asegurar que los resultados son excepcionales. 
Solo propuse dos normas: nada de críticas negativas y nada de preguntar por los deberes.

La verdad que estoy muy contento con los resultados y extraigo las siguientes conclusiones positivas:

- Descienden las discrepancias innecesarias.
- Se reduce el nivel de confusión.
- Se respira paz en el ambiente.
- Se puede comunicar mejor y más eficiente.
- Las familias ganan en confianza con el tutor.
- Se estrechan lazos entre familias.
- Los alumnos ganan en autonomía al ser ellos los únicos responsables de su trabajo.
- Padres unidos --> alumnos unidos.

Podría seguir la enumeración, pero prefiero escuchar tu punto de vista.
¿Qué opinas de este nuevo enfoque?

Saludos.